Banner_hader

Editorial #649

Después de tanta lloradera y asegurarnos que Zacatecas se encontraba en quiebra técnica y que no había dinero para pagar nada, ahora gobierno del estado nos sorprende con el presupuesto más alto de la historia, y al mismo tiempo, con una alza a los impuestos sin precedente.
Apenas tomaron posesión los funcionarios actuales, y empezaron a brotar las denuncias de quiebra técnica: de que no había dinero para cerrar el año, que peligraban las nóminas, etcétera.
Parece que no hay institución que no se libre de los problemas financieros, todas las escuelas de educación media superior han padecido en las últimas semanas para cumplir con sus obligaciones fiscales.
En el Incufidez nos presentaron una situación económica tan desastrosa, que hasta las albercas cerradas están generando pérdidas.
Ante el negro escenario que nos dibujaron, lo menos que podría esperarse es un presupuesto en la austeridad, en el que se recortaran los gastos onerosos, se eficientaran los recursos, y se disminuyera todo gasto superfluo.
Sin embargo, en el proyecto de Ley de Egresos presentado en la legislatura del estado se ve un panorama totalmente distinto. El presupuesto que plantea el gobernador Alejandro Tello es mayor al que presentó su antecesor, hasta en 7 mil millones de pesos que nadie se explica de dónde salieron si no es del famoso “refinanciamiento”, que esperan conseguir para pagar en veinte años.
Ese dinero extra, que llegará a las arcas estatales, no será tampoco orientado a gastos que desde la perspectiva social podrían considerarse prioritarios. No serán para el campo, que es nuestra principal actividad económica, tampoco irán a cultura, que es una de las demandas más sentidas. Ni siquiera llegará a Infraestructura, para hacer las obras de relumbrón que tanto gustan a los gobernantes.
No, la secretaría que se hará del mayor porcentaje de recursos, en función con su presupuesto anterior, será exactamente la secretaría de Finanzas, que incrementará un monto 2500% mayor al que tuvo en el año que termina.
Tampoco es caso menor que la secretaría de Administración reciba un incremento significativo, equivalente al 70% con respecto al año anterior.
Pero nada de esto será posible sin la letra pequeña que puede encontrarse en el presupuesto, es decir, aquellos rubros desde los cuales saldrán los ingresos.
El más preocupante de todos quizá sea ese famoso refinanciamiento que producirá que la deuda de Zacatecas, de por sí una de las más altas del país, crezca todavía más. Doble responsabilidad tendría en la historia Alejandro Tello si esto sucediera, pues de por sí ya carga con el estigma de ser el secretario de Finanzas que más hizo crecer la deuda.
Pero esto no sería suficiente, así es que también se habla de aumentar los impuestos a las empresas que generen un daño ecológico menor, pues las mayores pagan a la federación y no se puede ejercer la doble tributación.
Asimismo, habrá aumento en el impuesto sobre la nómina, en el predial y en aquellos que tienen un porcentaje que se destina íntegro a la Universidad Autónoma de Zacatecas.
El congreso del estado es de mayoría oficialista, así es que no se ve complicado que esto pase tal cual, sólo no pierda de vista a su diputado local que en menos de dos años lo verá en las urnas de nuevo.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Autor