Banner_hader

Editorial

La vergonzante Lady Trump

Otra vez, la diputada Iris Aguirre Borrego, quien obtuvo su escaño por la vía plurinominal del partido Encuentro Social, está en el centro de la polémica.
En esta ocasión, la razón no es su atuendo durante la sesiones, lamentablemente tampoco su iniciativa por terminar con el fuero de los legisladores, sino por sus desafortunadas declaraciones con respecto al triunfo de Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos.
En sesión ordinaria, realizada el martes 22 de noviembre, la legisladora subió a tribuna con la intención de hacer un llamado para que se preparen las condiciones del estado y el país ante la posible deportación masiva de entre tres y 11 millones de mexicanos, muchos de los cuales son de origen zacatecano.
Todo iba bien, la diputada Aguirre Borrego estaba, como todos, logrando subirse en el tren de lo ‘políticamente correcto’, en estos tiempos en los que la amenaza Trump tiene en pánico desde a los grandes inversionistas, hasta los más humildes migrantes.
El problema se suscitó cuando la fresnillense se salió del guión, y en respuesta a otro legislador respondió que Trump estaba haciendo lo correcto para su gente, debido a que los mexicanos tenían una conducta vergonzosa en Estados Unidos, a que se “querían pasar de listos” en los supermercados y eran quienes constantemente violaban la ley.
Ante tales generalizaciones, el diputado Samuel Reveles del Partido del Trabajo, posteriormente Osvaldo Ávila Tiscareño del Partido Revolucionario Institucional y Luis Medina de Regeneración Nacional, reprobaron las palabras de su compañera.
El caso no tardó en agarrar vuelo y convertirse en nota nacional. Desde El Universal hasta el Semanario Zeta dieron cuenta de la simpatía de Aguirre por Trump.
En estricto sentido, Aguirre Borrego tendría derecho absoluto a compartir las ideas de Trump o no, por aberrantes que éstas nos parezcan, pero eso no debería traducirse en las absurdas generalizaciones que hizo con respecto a los migrantes mexicanos, particularmente siendo ésta, una demarcación binacional, en la que la mitad de su población se encuentra en aquel país, no solamente buscando un futuro mejor para ellos y sus familias, sino también ‘partiéndose el lomo’ por unos cuántos dólares que envían a territorio mexicano, y que es aprovechado por comunidades y gobiernos.
Con este lamentable incidente, la diputada muestra dos cosas: por principio, su ignorancia, pues apenas dejó de lado las tarjetas que sus asesores le habían entregado, cuando no pudo ocultar su verdadero nivel intelectual.
Por el otro lado, muestra también su enorme desprecio por la mitad de la población zacatecana, a quien no tuvo empacho de equiparar, tal como lo hizo Trump, con delincuentes, por el simple hecho de llevar la nacionalidad mexicana.
Ante esta circunstancia hay que decir que es malo que sea racista, pero es peor que sea diputada.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Autor