Banner_hader

Editorial

El inesperado triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos dejó conmocionado no sólo a buena parte del pueblo de aquel país que ahora sale a las calles en protestas, también hizo lo propio con el mundo financiero que vio caer las bolsas de valores de varios países.
De esa realidad no escapó México, que de inmediato tuvo que tomar medidas de contención ante la inminente caída –aún mayor- del valor del peso.
Por la condición binacional de la entidad, Zacatecas tiene mayor preocupación por el tema del que pudieran sentir estados cuya economía está más diversificada que la nuestra.
En ese tenor, el gobernador del estado se ha manifestado expectante de lo que pudiera pasar, aunque manifiesta que no estará Zacatecas solo en esto, pues la probabilidad de que salgan perjudicados los migrantes mexicanos, de los cuales el estado aporta un millón y medio, es muy alta.
Con inteligencia y diplomacia, Tello Cristerna aseguró que de darse el caso, se buscaría asesorarse de expertos en el tema, como el académico Rodolfo García Zamora quien advertía del deber del Estado de permanecer atento a la situación y llamó a buscar políticas públicas para la creación de empleo.
A la voz del universitario y ex director del doctorado en Estudios del Desarrollo, se suman las de líderes migrantes que ven con preocupación el riesgo de sentir la xenofobia o de ver afectadas las pocas conquistas legales que han logrado a lo largo de los años, como las de permanecer en el país donde nacieron sus hijos.
Sin embargo, como en todo suceso político, las cosas no pueden evaluarse del blanco al negro, pues si bien a la mayor parte de la población le genera un problema el precio del dólar, también es verdad que a quienes reciben remesas, lo cual es una gran parte de la población de la entidad, esta circunstancia les resultará favorable pues con la misma cantidad de dinero tienen un mayor poder adquisitivo.
A la postre, esto resulta en una mayor entrada de capitales a la entidad, y si se usan con cuidado, también pueden significar una inyección importante de recursos.
Es notorio que esto ya está en la mira del gobierno federal y estatal, pues tal como lo informamos la semana pasada, se está pensando en duplicar el presupuesto del programa 3×1, con el que los migrantes apoyan a sus comunidades de origen.
Lo importante ahora será que en lugar de que se inviertan estos recursos en obras de relumbrón, se vaya ese dinero hacia actividades productivas que incentiven la economía local y creen empleo, en caso de que las amenazas de la deportación masiva y la construcción del muro, se cumplan.

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Autor